Faros de la Autoridad Portuaria de Ferrol - San Ciprián


Faro de Illa Pancha

Nº dle Libro de Faros

02725

Alcance

21

Latitud

43º 33,392' N

Apariencia

GpD(3+1)B 20s

Longitud

7º 02,521' W

Elevación

28 m

    El faro se encuentra en la isla que le da nombre, situada en la margen occidental de la ría de Ribadeo, flanqueándola por el noroeste.

    Subastadas las obras el 31 de mayo de 1857 con un presupuesto de 47.513,86 reales, se inician los trabajos de un edificio de planta cuadrada y 127,68 m2 de superficie, en cuyo centro se levantaría una torre también cuadrada de 3,5 x 3,5 m y 6,75 m de altura rematada por una cornisa. En lo alto, un balconcillo de hierro forjado y un torreón octogonal, que soportaba la linterna hexagonal de cristales planos, elevaban el foco luminoso a 8,8 m sobre el suelo y 24 sobre el mar.

    Una Real Orden de 29 de noviembre de 1860 dispuso su encendido para el 30 del mes siguiente con la apariencia de luz fija roja y 9 millas de alcance en tiempo ordinario. Se producía por una lámpara moderadora para aceite de oliva y un aparato óptico de 6º orden y 375 mm de distancia focal, de la casa Sautter que , junto con la linterna de 1,60 m de diámetro, había costado 6.087 Ptas. Estaba servido por un torrero.

    En 1883 se sustituye la lámpara por otra Maris de una mecha, continuando con la misma apariencia hasta el 22 de noviembre del año 1917, fecha en que entró en servicio un juego de pantallas que giraban accionadas por una maquina de relojería, para producir la apariencia de grupos de dos ocultaciones señaladas en el Plan de Reforma de Alumbrado de 1902.

    Sin otras reformas reseñables continuaría hasta 1947, año en que se instaló un destellador de llama desnuda para gas acetileno, AGA, con válvula solar y cuatro acumuladores AK-25.

    En 1983 se redacta un proyecto de sirena, con alcance de 3 millas y código "R", con vibradores electromagnéticos de la casa BBT que entró en servicio el 15 de febrero de 1984, dando el distintivo "R" repetido cada 30". Hacía ya 3 años que se había construido un nuevo faro de más alcance situado en sus inmediaciones. Se elevaba sobre una torre de hormigón de 3 m de diámetro y 12,70 de altura, de tipología normalizada, pintada de color blanco con franjas negras y provista de una linterna cilíndrica, de montantes helicoidales, de 2,25 m y una instalación AGA tipo PRB-21 con lámparas de haz sellado, motor paso a paso y reserva de baja tensión. Con él se pasó a una potencia luminosa de 184.600 candelas, una característica de grupos de 3 + 1 destellos y un alcance nominal de 21 millas. Entró en servicio, definitivamente, el 1 de octubre de 1983 con el foco luminoso situado a una altura de 13,5 m sobre el terreno y 28 m sobre el mar.

    El edificio del primitivo faro se acondicionó para albergar dos grupos electrógenos de emergencia VMS de 5 KVA y una vivienda para el técnico que lo atendía.

    En estas obras también se suprimió el primitivo puente de madera y hierro que unía la isla con tierra, construyéndose otro de hormigón armado.

    La isla está comunicada con Ribadeo por este puente y una carretera de unos 2 Km. que bordea la ría y entra en el corazón del pueblo. Su servicio está automatizado y agregado al del balizamiento general, mantenido por un técnico que reside en el edificio de la enfilación Galicia posterior.

    Con la adopción del faro, en 1993, por la Autoridad Portuaria de Ferrol - San Ciprián, se instaló un sistema de alimentación de reserva compuesto por unas baterías que alimentan el alumbrado de emergencia cuando falla la red eléctrica y se suprimieron los grupos electrógenos. También fue monitorizado el faro en su totalidad para ser supervisado desde el Centro de Control situado en el puerto de Ferrol.

    En el año 2002 se acomete una profunda rehabilitación del edificio del antiguo faro, se rehabilita el nuevo, se repara y acondiciona el puente de acceso y se dota de camino iluminado a la isla.

    En el año 2006 se sustituye el equipo luminoso por uno nuevo con ópticas Fresnel, giratorio, cambiador de lámparas en "V" y se instalan nuevas baterías y cargador.

    En el año 2008 se instala un nuevo sistema de supervisión remota para sustituir al obsoleto sistema anterior.

    Illa Pancha no sólo es un lugar de interés para los pescadores o para los amantes del silencio y el paisaje, también lo es para los que gustan de admirar la geología. Los Faros se alzan sobre un emplazamiento en el que las huellas de la actividad interna de la tierra es evidente. Pliegues, fallas, rocas trituradas junto a otras totalmente lijadas que asemejan muros empinados labrados por buenos canteros gallegos, configuran un tramo de costa que es exponente de la gama de formas que se encuentran en el recorrido por la costa y los faros, pero... ¡deténgase! y disfrute de la ría del Eo, Ribadeo y su entorno.

Bibliografía: "Por la senda de los faros" edita: A.P. de Ferrol - San Ciprián y "Faros del Océano" de M.A. Sanchez Terry, editado por el MOPU